El mando a distancia de su aire acondicionado

El mando a distancia de su aire acondicionado, ese gran amigo… ¿O deberíamos decir enemigo? Convendría hablar siempre en términos positivos, así que por el momento utilizaremos la amistad mejor que la enemistad, porque además para eso debería servir este pequeño dispositivo manual. Su propio nombre lo indica: “el mando”. Se supone que debe otorgarle poder, hacerle el rey de la casa, de su temperatura y de la fuente que la regula. Su climatizador.

Ordenanzas para el aire acondicionado en las fachadas

Lo cierto es que somos conscientes de que esto no siempre es así, que en muchas ocasiones el mando de su equipo le da problemas y esto, una vez más, es debido a la ignorancia; no se da información suficiente para afrontar este tipo de “trastos”. El caso es que todo aparato viene con su libro de instrucciones con todo explicado detalladamente, pero la realidad es que           –seamos serios – casi nadie lo lee y que, más seguro todavía, muy pocos llegamos a entender lo que se nos intenta explicar en ese otro enemigo conocido como libro de instrucciones. Tantos dibujos, esquemas y explicaciones sintéticas y breves que apenas despejan dudas y que muchas veces acaban por liarnos más, así que ya son dos los enemigos con los que contamos hasta ahora.

Esto no sería importante si la utilización de estos instrumentos no afectara como lo hace a nuestro bienestar, a nuestras facturas y a la propia salud de los aparatos, por lo que sería interesante conocerlos mejor. Está muy bien saber encender, apagar, subir la temperatura y bajarla, pero si no somos conscientes de lo que conlleva cada paso que damos, podemos pagar las consecuencias; pagar, nunca mejor dicho, porque lo podemos notar mucho en nuestro bolsillo a final de mes.

Las funciones del mando del aire acondicionado

Tratándose de aires acondicionados, un aparato que en gran parte de las ocasiones se viene a situar a distancias relativamente incómodas para el alcance humano, es lógico que haya que utilizar el mando a distancia, por comodidad, por facilidad y por práctica. Por ello lo mejor que podemos hacer es conocer bien las funciones que éste nos ofrece y saber trabajarlas, y para eso estamos aquí, para aprender; vamos pues a mostrar las opciones más habituales de cualquier equipo:

  • Encendido/Apagado: no requiere explicación alguna, pero está bien señalarlo más por el apagado que por el encendido. Trate siempre de mantener su climatizador en off cuando no sea necesario su uso; ahorrará en facturas, en eficiencia y en rendimiento.
  • Regulador de temperatura: también es bastante obvio, pero la realidad es que es programable y esto puede traer problemas. Intente mantener la temperatura del habitáculo siempre entre 22 y 26 grados; de este modo el cuerpo humano se siente a gusto, y cada grado de diferencia aumentará en un 8% el gasto energético, y por ende económico.
  • Modo: este botón siempre dependerá de las funciones que le ofrezca su unidad. Normalmente le dará la posibilidad de escoger entre opciones de humedad o sequedad, de potencia, si desea la modalidad de ventilador o la potencia y la fuerza del chorro de aire, entre otros. Si además también dispone de bomba de calor, en muchos casos se podrá seleccionar mediante este botón.
  • Oscilación de la dirección del aire: esta función está pensada para que usted coloque a su antojo la dirección en la que debe soplar el aire; por cómodo que le resulte no dirija el chorro directamente hacia ninguna persona durante un tiempo continuado razonable, pues puede afectar a su salud.
  • Sleep: este modo significa “dormir” en español, y viene a querer decir que es una función de programación del aparato, de manera que se fijen unos parámetros y se pongan en marcha en el momento elegido. Hay que utilizarlo de forma sensata porque de lo contrario se pueden disparar los gastos, y eso no lo queremos.

Saber interpretar los parámetros del equipo

Estas funciones no están únicamente para adornar o para presumir de tecnología, sino que están para ser utilizadas bajo una responsabilidad razonada. Si usted sabe interpretar cada una de las funciones que hemos señalado anteriormente, como respetar una temperatura adecuada, o usar la programación de la manera correcta además de no manipular la tecla de modo sin criterio, forzando al aparato a trabajar más de la cuenta para crear niveles de temperatura o humedad innecesarios, estará respetando tanto a su bolsillo como al medio ambiente, y de esto precisamente es de lo que se trata.

Quim Service

En Quim Service estamos encantados de trabajar con y para usted, tanto en la compra, como en la instalación y el mantenimiento de un equipo que, de ser tratado por nosotros estará en buenas manos. Por ello le sugerimos que se deje asesorar por nuestra empresa. Hablamos desde la profesionalidad y la experiencia, y conocemos a la perfección tanto los equipos de aire acondicionado como sus mandos y las funciones que ofrecen. Estamos en disposición de aconsejarle sobre muchos aspectos de su climatizador, incluidos la eficiencia energética y el ahorro económico.

Guardar

El mando a distancia de su aire acondicionado
Nos valoras?
2018-03-12T17:22:43+00:00Consejos|