Calefacción industrial

Si la calefacción es una partida importante en el presupuesto de gastos de una familia; estando cada vez más extendida la idea de la eficiencia energética como fórmula de ahorro; dentro de la industria también cobra gran importancia, y disponer de una calefacción industrial adaptada a las necesidades de cada tipo de empresa, es fundamental para minimizar costes.

Tipos de calefacción Industrial

tipos de calefacción industrialA continuación se realiza una descripción de los diferentes tipos de calefacción industrial; así como de sus ventajas e inconvenientes.

Para conseguir altas temperaturas existen sistemas de combustión directa y de combustión indirecta. Como ejemplos de combustión directa están los circuitos de conducto radiante y los tubos radiantes; y de combustión indirecta, las pantallas cerámicas.

Si lo que se desea son temperaturas medias o bajas; los sistemas más extendidos son el panel radiante en techo para agua caliente o vapor y el suelo radiante.

Conducto radiante

La calefacción mediante conducto radiante está destinada a grandes espacios industriales; y está formada por una cabeza de combustión, en la que se produce la combustión del gasóleo o del gas. Los gases procedentes de la misma alcanzan altas temperaturas; y son obligados a circular por las tuberías de aluminio situadas en el techo de las naves industriales. De todo ello se desprende que para este tipo de calefacción es necesario disponer de suficiente espacio en el exterior, para alojar el conjunto de combustión.

Tubo radiante

Otro sistema de combustión directa es el tubo radiante. Es un tipo de calefacción destinado también a grandes espacios. La ventaja fundamental que distingue este sistema del anterior es que la forma de calentar es muy parecida a la del sol, ya que no concentra el calor en un foco sino que realiza una distribución mucho más homogénea de este. Este sistema está formado por cuatro elementos fundamentales que son el tubo radiante, el reflector, la combustión interna y la salida de gases. El reflector es el elemento distintivo de este sistema de calefacción que hace que el calor se distribuya de forma uniforme por la estancia. Por otro lado, a pesar de que la combustión se realiza dentro del propio sistema, se asegura la estanqueidad del conjunto mediante una adecuada salida de gases al exterior y, de esta forma, se impide alterar la calidad del aire de la estancia.

Pantallas cerámicas

Las pantallas cerámicas están encaminadas a la calefacción de espacios más reducidos, ya que localizan el calor en un foco. Son perfectas para edificios industriales que estén compartimentados. De esta forma se puede calentar solamente aquella estancia que sea necesaria mediante la instalación de uno de estos focos. Estas pantallas cerámicas emiten el calor mediante radiación de infrarrojos, lo que significa que son muy eficientes desde un punto de vista energético y además calientan la estancia de forma homogénea. Mediante la radiación infrarroja, que es el mismo tipo de radiación que emite el sol, no hace falta estar cerca del foco emisor para calentarse, pues aquella alcanza todos los puntos de la estancia.

Suelo radiante

Si lo que se quiere es alcanzar temperaturas medias o bajas; un sistema muy extendido es el de panel radiante en techo. En países como Alemania, por ejemplo, este sistema de calefacción está muy extendido, y ha dado resultados muy buenos. El funcionamiento es igual que el del suelo radiante. Por encima del falso techo se dispone una red de tuberías; a través de las cuales circula agua a alta temperatura. Dichas tuberías calientan los paneles del falso techo y, desde este, se distribuye el calor en forma de ondas. La ventaja de este sistema es la indicada antes para la radiación infrarroja, ya que el calentamiento se produce por radiación.

Calefacción industrial
5 (100%) 7 votos
2018-03-12T17:22:41+00:00 Calefacción|