Calefacción de chimenea de leña

La visión de una chimenea de leña en el salón evoca rápidamente sentimientos de nostalgia y familiaridad con el entorno, favoreciendo una sensación acogedora. En tiempos modernos puede incluso percibirse como algo naíf. Sea como sea, no olvidemos que aparte de lo estético no deja de ser un sistema de calefacción y, como tal, tiene ventajas y desventajas.

Ventajas de la chimenea de leña

calefacción con chimenea de leñaEs un sistema de calefacción rentable.

A diferencia de otros sistemas de calefacción modernos como los centralizados y los que calientan el hogar desde diferentes puntos de emisión de calor, tanto la instalación de la chimenea de leña como su mantenimiento y combustible son de los más baratos del mercado.

La chimenea de leña se está popularizando tanto que se pueden encontrar en el mercado chimeneas sencillas de trescientos euros y pico hasta estructuras más complicadas y acordes con el diseño de los espacios que pueden llegar hasta los tres mil euros. Por lo tanto, hay una chimenea para cada bolsillo y ambiente.

Por otro lado, es un sistema económico porque no necesita un mantenimiento muy complicado (tan solo revisiones anuales y limpieza periódica) y su combustible, la leña, es más barato que otras fuentes de energía como la electricidad o el gas.

Es un sistema rentable para el medio ambiente y sostenible

Al usar madera como fuente de energía, que es renovable. Se usa madera proveniente de la tala de árboles controlada que ayuda a mantener los bosques limpios y productivos. Además, esta “limpieza” de zonas forestales proclives a sufrir incendios ayuda a la prevención de estos.

Es un sistema de calefacción multiusos.

Además de actuar como fuente de calor para el hogar, puede usarse adicionalmente como barbacoa porque algunas instalaciones permiten la colocación de parrillas para preparar carne a la brasa.

Es el sistema de calefacción más elegante y dinámico que existe.

Como se ha anotado en el encabezamiento de este post, dotar al salón de una chimenea de leña confiere al entorno un toque de decoración cálido y armonioso, que invita a sentarse y a compartir experiencias con la familia o entre los anfitriones y sus invitados.

A nivel psicológico está demostrado que es terapéutico, ya que observar la progresión de las llamas ayuda a la concentración y a estimular la imaginación, el crepitar de la leña estimula el oído y el olor que emana el olfato, por lo que a nivel sensorial constituye un placer para los sentidos.

Desventajas de la chimenea de leña

No es ideal para todas las viviendas.

Solo las casas unifamiliares o los áticos son válidos para esta instalación, porque si se tiene un piso superior hay que pedir permiso a la comunidad de vecinos para instalar una salida de humo, lo que no siempre es un camino fácil.

Condiciona la distribución y decoración del salón.

Instalar una chimenea de leña requiere disponer de un sistema mucho más amplio en el salón que cualquier otro tipo de instalación, y no solo para almacenar los troncos, sino para establecer un mínimo perímetro de seguridad. Por este motivo es solo ideal para espacios amplios. Además, hay que vigilar que la decoración sea acorde con este elemento, pues según qué colores fríos, como el verde o azul, contradirían la idoneidad de este sistema.

Es un sistema de calefacción centralizado.

Solo calienta el salón y, según su envergadura, las estancias colindantes, pero las habitaciones apartadas o los baños que se encuentren alejados de ella tendrán que tener sus propios sistemas de calefacción o, si no los tienen, sus elementos de refuerzo (estufas, vaporizadores…).

Exije un mantenimiento molesto.

A diferencia de otros sistemas, hay que limpiar la chimenea cada vez que se usa para asegurar su correcto funcionamiento.

Con este repertorio de pros y contras, valora tú mismo si te conviene tenerla.

Calefacción de chimenea de leña
4.7 (93.33%) 3 votos
2018-03-12T17:22:39+00:00 Calefacción|