Calefacciones eléctricas.

En el sector de las calefacciones existen muchos tipos de sistemas de calefacción eléctrica; cada uno de ellos con sus ventajas o inconvenientes; es por ese motivo que en este artículo os queremos explicar nuestra experiencia sobre los sistemas de calefacción eléctrica; y al mismo tiempo presentaros los sistemas de calefacción eléctricas más utilizados.

Tipos de calefacciones eléctricas.

Todos los sistemas de calefacción eléctrica se pueden distribuir en varios tipos según sus características; en Quim Service lo vamos a resumir de la siguiente manera:

  • Calefacción eléctrica por convección.
    • Son aquellos sistemas de calefacción en los que el elemento se calienta y transmite el calor al aire; por ejemplo: radiadores secos, radiadores de aceite, radiadores con termo fluidos; al mismo tiempo también podríamos encontrar otro tipo de sistemas de calefacción eléctrico por convección; como lo son los electro ventiladores, el suelo radiante por resistencias o las calderas eléctricas, entre muchos otros sistemas de calefacción.
  • Calefacción eléctrica por radiación.
    • Son aquellos en los que el elemento calienta objetos que hay a su alrededor, pero no calienta el aire directamente; en esta clasificación nos podemos encontrar con las tradicionales estufas de cuarzo, las placas radiantes de techo o las placas radiantes de suelo; todos se caracterizan de una buena eficiencia en el sector de calefacción eléctrica
  • Calefacción eléctrica por bomba de calor.
    • Son todos aquellos sistemas de calefacción en los que se modifica la presión de un gas para generar para climatizar la vivienda.

Todos los sistemas de calefacción eléctrica por resistencias, por efecto Joule, generan la misma energía térmica que la energía eléctrica que consumen.

Calefacción eléctrica, un sistema eficiente.

Cualquier sistema de calefacción eléctrica por resistencias, cómo lo son los radiadores, convectores forzados o suelo radiante mediante resistencias; generan 1.000 vatios de energía térmica por cada 1.000 vatios de energía eléctrica consumida; podríamos decir que cualquier sistema de calefacción eléctrica por resistencias tiene un coeficiente energético de 1; ya que la relación entre la energía emitida y la consumida es 1.

Los sistemas de calefacción eléctrica más conocidos son los radiadores; pero hay de diferentes tipos: de aceite, secos o calor azul; de hecho todos los sistemas de calefacción eléctrica por resistencias consumen la misma energía que generan; lo cual este sistema de calefacción tiene de serie la etiqueta de sistema de calefacción eficiente.

La calefacción eléctrica, como los radiadores secos, están compuestos por unas resistencias que están en contacto con el aire y con el material que están fabricados, provocando que el metal se caliente emitiendo el calor hacia el aire.

La calefacción eléctrica, como los radiadores de aceite, están compuestos por unas resistencias que se encuentran dentro de aceite o termo fluido. Esto ayuda a que las resistencias puedan tener más potencia, y puedan conseguir temperaturas muy elevadas.

Este tipo de calefacción eléctrica genera mucho más calor y tardan más en perder el calor adquirido, pero también tardan mucho más en calentarse.

Características de los sistemas eléctricos.

A continuación, con esta tabla te ayudamos a elegir entre estos sistemas eléctricos:

  Emisores fluidos Emisores secos
Calor Mayor conservación calorífica cuando apagamos el aparato porque el fluido térmico sigue circulando en el interior Resistencias de alto rendimiento que consiguen una mayor rapidez en el calentamiento
Tipo de Regulación Regulación electrónica, con bajo consumo y mayor precisión Regulación mecánica con menor precisión (±1,5°C)
Tipo de Calor Calor más confortable, caliente uniformemente la estancia Calor por convección, mediante circulación del aire
Temperatura superficial elementos Reparto de la temperatura de forma regular por toda la superficie del emisor Mayor concentración del calor en la parte superior del emisor

Pero lo más importante a la hora de elegir un sistema de calefacción eléctrica mediante radiadores, es tener en cuenta la superficie de contacto que estos tengan, porque a más superficie de contacto, mayor capacidad de transmitir calor al aire.

Otro sistema de calefacción eléctrica por convención pueden ser los termo ventiladores y los convectores forzados. Estos están compuestos por resistencias eléctricas y por un ventilador que obliga al aire a pasar por las resistencias. En este tipo de calefacción eléctrica, las resistencias pueden ser más potentes por el constante flujo de aire frío que entra en el aparato y calientan mucho mas rápido el espacio. El único problema que tienen es que son muy ruidosos.

Sistemas de calefacción eléctrica por radiación.

Los sistemas de calefacción eléctrica por radiación provocan calor en los cuerpos a los que emite la radiación pero no calientan el aire, es un efecto parecido al del sol de invierno. Estos sistemas de calefacción eléctrica calientan los cuerpos que hay a su alrededor muy rápido, pero no son capaces de calentar el aire.

Existen otros sistemas de calefacción eléctrica no muy conocidos como las calderas eléctricas. Son calderas iguales a las de gas o gasoil, pero en su interior llevan resistencias por las que circula agua. Son muy poco comunes ya que su consumo es muy elevado. Normalmente llevan selectores de potencia y se suelen usar sólo para calefacción.

Otro de los sistemas de calefacción eléctrica, no tan conocidos, son los suelos radiantes. Tenemos dos tipos, los de placas de resistencias que se colocan debajo del suelo (cómo ya hemos visto antes), y los que llevan agua y se deben conectar a una caldera eléctrica.

Los suelos radiantes que llevan resistencias, siguen teniendo el mismo coeficiente energético que los radiadores, pero con el mismo consumo de un radiador pueden climatizar un espacio más grande, ya que no necesitan conseguir temperaturas tan altas.

En cambio, los suelos radiantes que llevan agua deben ir conectados a una caldera eléctrica para que esta, mediante las resistencias y la bomba de circulación, consiga calentar el suelo.

Calefacción eléctrica por bomba de calor.

Y por último, tenemos la calefacción eléctrica por bomba de calor con todas sus variantes. No nos vamos a extender mucho, pues en breve subiremos un artículo hablando de las bombas de calor y la aerotermia. Su funcionamiento se basa en modificar la presión de un gas refrigerante para que este modifique su temperatura y, mediante turbinas, obligar al aire de la estancia a pasar por las baterías de intercambio de temperatura.

La calefacción eléctrica por bomba de calor, en su variante más sencilla, son equipos de aire acondicionado que, gracias a la compresión del gas refrigerante, pueden general calor. El mayor problema que nos podemos encontrar, es que si utilizamos equipos de pared, techo o insertables, al equipo le resulta casi imposible climatizar la parte más baja de la estancia ya que el aire caliente, por densidad, tiende a subir y el aire frío se queda en la parte inferior.

Si, con el uso de calefacción eléctrica por bomba de calor, queremos evitar esto, hay que disponer de FanCoils en el suelo (equipos de suelo), o de una instalación de conductos (FanCoil techo), diseñada de manera que, en invierno, el equipo pueda aspirar aire de la parte inferior, o incluso impulsar aire a la parte más inferior.

Finalmente, según nuestra experiencia, la calefacción eléctrica por bomba de calor es el sistema más eficiente que hay en el mercado, y puede ser el sistema más confortable, si se diseña bien. Su coeficiente energético suele ser superior a 3.

Sistemas de calefacción eléctrica
Nos valoras?