Los radiadores son los emisores de calor más empleados en los diferentes tipos de inmuebles. Su rapidez y su variabilidad a la hora de proporcionar calor, hacen que resulte un medio térmico de gran eficiencia y versatilidad. La reparación de los radiadores para la calefacción eficiente de tu hogar, así como el mantenimiento adecuado de los mismos, es esencial para garantizar su buen funcionamiento.

De hecho, un dimensionado apropiado de los distintos componentes de la instalación para operar a una temperatura menor, el purgado de los radiadores cuando es necesario, los procedimientos de sondeo individual y el montaje de elementos de regulación permitirán lograr la óptima climatización de tu vivienda y una mayor eficiencia y control del sistema de calefacción.

Purgado de radiadores

Una labor fundamental en el mantenimiento de los radiadores es el purgado, permitiendo un mayor rendimiento de los radiadores, puesto que, en el caso de que haya aire en el circuito de la calefacción, no se genera el calor suficiente para lograr alcanzar el máximo confort. Al eliminar el aire que sobra del conjunto del circuito, los radiadores podrán propagar el calor de manera óptima.

Dimensionado del sistema de calefacción

Al instalar un número concreto de radiadores en una vivienda, es necesario dimensionar el sistema de calefacción. De acuerdo con la normativa vigente, los radiadores han de estar adaptados para operar a una temperatura considerablemente menor que hasta ahora. Esta normativa establece la temperatura media en un máximo de 60 grados. Es decir, que la temperatura de ida sea de 70 grados y la de retorno de 50. Que la calefacción trabaje a una temperatura más baja implica un suministro del calor más uniforme, mayor confort y mayor ahorro energético.

Sistemas de Medición

A partir del año 2017, la normativa obligará a que la calefacción en las viviendas se mida de manera individualizada, instalando sistemas de medición que posibiliten calcular el consumo de energía por hogar. Tal normativa afectará a más de un millón y medio de hogares que disponen de sistemas de calefacción centralizada, con la idea de que cada vivienda pague por la energía que gaste.

Son los denominados repartidores de costes, que son unos pequeños dispositivos instalados en los diferentes calefactores, que permiten transferir el gasto energético exacto. Esto implicará un control mayor respecto a la instalación de la calefacción, y un ahorro de energía estimado de un 20 a un 35 %.

Válvulas termostáticas

Se calcula que el ahorro energético que se logra al instalar válvulas termostáticas en los calefactores oscila entre el 10 y el 15 %. Su instalación es rápida y sencilla, pero la ha de realizar un instalador acreditado que te asesore acerca de su funcionamiento adecuado, y para que supervise otros componentes de la instalación. Al instalar válvulas termostáticas, podrás regular el calor de cada radiador. De ese modo, evitarás sobrecalentar el hogar, manteniendo la temperatura ideal en cada una de las estancias.

Las empresas acreditadas pueden aportarte información muy valiosa para mantener los radiadores en estado óptimo, para ahorrar energía durante los meses más fríos, y para evitar posibles averías. Hay que poner especial énfasis en la importancia que tiene el mantenimiento adecuado y regular de los radiadores para que la calefacción funcione adecuadamente.

Son los profesionales del sector los que saben perfectamente cuándo los radiadores necesitan purgarse, además de realizar los cambios oportunos para alcanzar el mayor confort térmico, así como un mayor ahorro de energía en tu hogar. Además, es muy importante que un profesional supervise la instalación por si hay fugas, para comprobar si hay que sustituir algún elemento y, en definitiva, para advertir cualquier defecto que impida el rendimiento óptimo de tu sistema de calefacción.

Reparación de radiadores de calefacción
5 (100%) 3 votos