Instalaciones de calefacción de gas natural

En la actualidad existen diferentes maneras de proporcionar calor en el interior de nuestras viviendas; la mas común, en nuestro país, es la calefacción a gas natural utilizando radiadores.

Cómo funciona una calefacción a gas natural.

Los requisitos de un sistema de calefacción a gas natural son muy sencillos; en primer lugar necesitamos un punto de suministro de gas natural una caldera; y un sistema de reparto de agua por toda nuestra vivienda; sólo de esa forma podremos llevar el agua caliente a los puntos donde se emitirá el calor, los radiadores.

instalacion-calefaccion-gas-naturalA medida que la caldera va quemando el gas natural que suministra el distribuidor; se va calentando el agua que circula por los radiadores impulsada por una bomba de circulación; la caldera calentará el agua hasta llegar a la temperatura que se indique en la configuración de la caldera y que regulemos mediante el termostato programable.

Gas natural eficiencia medioambiental.

La calefacción a gas natural, también llamado gas ciudad; tiene un impacto medioambiental muy bajo; porque su combustión genera pocos residuos; además el suministro es continuo; por lo que no tenemos que preocuparnos del suministro de gas natural.

El gas natural es un sistema de calefacción económico.

Un sistema de calefacción a gas natural es relativamente económico; siempre que lo comparamos con los sistemas de calefacción más comunes; como por ejemplo la calefacción eléctrica o la calefacción de gasoil; por lo que podemos amortizar más rápidamente el coste de la instalación de la calefacción de gas natural.

El sistema de calefacción de los hogares es uno de los factores que más gasto genera en la economía familiar; sobretodo en los meses de invierno, cuando se suele usar diariamente; muchos usuarios no sólo utilizan el gas natural cómo calefacción; sino que también utilizan la fuente del gas natural con la función de Agua Caliente Sanitaria (ACS) y para cocinar.

Cómo hacer la instalación de la calefacción de gas natural.

Para poner el suministro de gas natural, hay que saber si la red de distribución está disponible en la zona; al mismo tiempo debemos saber si la vivienda o la comunidad dónde se reside tiene realizada la Instalación Receptora Común; lo cual es lo que se necesita para conectar la instalación individual con la comunitaria.

Entonces, una vez comprobados estos puntos, ya puede seguir los siguientes pasos;

  • Llamar a una empresa instaladora
  • Solicitar presupuesto y realizar las obras de instalación
  • El instalador le ha de realizar el certificado de la instalación de gas natural
  • Se tiene que dar de alta el suministro de gas natural
  • Más o menos en una semana se podrá disponer del servicio de gas natural

calefaccion gas naturalSi estos pasos se siguen al pie de la letra; tendremos una fantástica instalación de calefacción de gas natural; pero y si no tenemos la instalación realizada, cuánto sería el impacto económico en nuestros bolsillos?

El impacto de una instalación de gas natural.

No todas las viviendas están adaptadas para los diferentes sistemas de calefacción. Adaptar el hogar puede suponer un gran coste que dependerá de muchos factores. La amortización de la inversión inicial dependerá del tipo de instalación del que ya disponga la vivienda y puede variar entre 3 y 6 años.

Por lo tanto, si te ánimas a realizar el cambio a un sistema de calefacción a gas natural, el coste variará en función del sistema que ya tengas instalado; por ejemplo si la vivienda dispone de calefacción a gasoil con radiadores, el coste del cambio es bastante reducido en comparación a tener que realizar toda la instalación nueva; si en la vivienda existen radiadores eléctricos o aire acondicionado con bomba de calor; instalar la calefacción a gas natural será un proceso costoso y engorroso.

Por ello cuando se decide instalar una calefacción a gas natural desde cero es muy importante elegir bien los equipos y los materiales que la integrarán.

Según nuestra experiencia, las calderas de condensación son la mejor opción; al mismo tiempo tienen una eficiencia de un 18% superior a tecnologías como las estancas o bajo NOx; además si estas se combinan con termostatos modulantes aumentan su eficiencia en un 3%.

La gran mayoría de sistemas de calefacción a gas natural están diseñados con radiadores; los más comunes son los de aluminio; cuando se elige, se debe analizar el poder calorífico que emiten; de hecho este varía en función de la superficie de contacto del radiador; sino existe posibilidad de suministro de gas natural por parte del distribuidor, habrá que analizar diferentes alternativas para poder dotar de calefacción a nuestro hogar.

Alternativas a la calefacción de gas natural.

Las alternativas mas comunes a un sistema de calefacción a gas natural son la calefacción eléctrica, la calefacción a gasoil y la biomasa; las calderas de gasoil son la típica alternativa al sistema de calefacción a gas natural; su eficiencia es mucho menor y el coste del combustible es muy volátil.

Las calderas de biomasa se presentan como una muy buena alternativa al gasoil y al gas natural; el coste del combustible es similar a la calefacción a gas natural y su eficiencia es ligeramente inferior.

Los sistemas eléctricos son diversos y se pueden clasificar en dos, por un lado las calderas eléctricas, los radiadores eléctricos y los acumuladores, todos ellos funcionan con resistencias. Estos son muy ineficientes y el coste de la electricidad es muy elevado además se necesitará ampliar la potencia de la instalación.

Por último tenemos las bombas de calor y los sistemas de aerotermia; los cuales utilizan un gas refrigerante para calentar el interior de la vivienda; con ello aumentan su eficiencia y consiguen mejorar el consumo en comparación a la calefacción a gas natural.

Calefacción de gas natural
5 (100%) 2 votos