Como hemos comentado en artículos anteriores: si estás pensando en cambiar de radiadores, mejorar la instalación o realizar una instalación nueva, hay que elegir el sistema que mejor se adapta a las necesidades de tu hogar; tanto a nivel estético como técnico y teniendo en cuenta las posibilidades de cada bolsillo.

El parámetro más importante, en cuanto a radiadores, es el material con el que están fabricados. En la actualidad existen tres materiales principales: hierro fundido, acero y aluminio.

Radiadores de Hierro Fundido

Radiadores de Hierro Fundido

Los radiadores de hierro fundido son los de toda la vida, es el material clásico por excelencia en nuestro país; pero el menos utilizado en la actualidad.

En los últimos años la tendencia es sustituirlos por radiadores de aluminio.

 Ventajas de los radiadores de hierro fundido

  • Los radiadores de hierro fundido son muy resistentes a la corrosión.
  • El hierro fundido tiene mucha resistencia mecánica, soporta bien los golpes.
  • Una instalación que incorpora radiadores de hierro fundido dispondrá de una gran inercia térmica, es decir, los radiadores tardarán mucho tiempo en perder la temperatura que han absorbido del agua.
  • La emisión de calor de los radiadores de hierro fundido tiene una temperatura más estable que otros materiales, como el aluminio.

Inconvenientes de los radiadores de hierro fundido

  • El hierro fundido tiene un coste más elevado que otros materiales.
  • A la hora de modificar instalaciones o realizarlas, el hierro fundido tiene mayor peso y dificultad a la hora de trabajar.
  • La inercia térmica del hierro fundido juega en su contra cuando la instalación de calefacción se activa y los radiadores están fríos, porque tardan mucho tiempo en calentarse.

Radiadores de Acero

Radiador de acero

Son radiadores muy utilizados en países con gran cultura de calefacción.

Son radiadores económicos, y hoy en día han mejorado mucho en durabilidad.

Existen todo tipo de diseños, desde los típicos de chapa de acero, hasta los antiguos radiadores de acero pesados y toscos.

Ventajas de los radiadores de acero

  • Los radiadores fabricados en acero ocupan menos espacio que otros materiales.
  • Es un material económico y que funciona muy bien.
  • Es un material que, gracias a los avances de los últimos años, soporta mejor la corrosión.
  • Son radiadores fáciles de instalar, ya que pesan poco y su tamaño es reducido.
  • Es un material muy fácil de reparar.
  • En la actualidad, hay muchísima variedad de diseños, desde los antiguos radiadores, hasta paneles de chapa de acero decorativos.

Inconvenientes de los radiadores de acero

  • La corrosión les afecta mucho y muy rápido, si son de baja calidad, y cuando el sistema de calefacción está parado, empieza la corrosión interna.
  • No tienen buena resistencia mecánica, los golpes provocan que la pintura salte y sean deformados.

Radiadores de Aluminio

radiador de aluminio

Este material se ha popularizado cómo el mejor material para una instalación de calefacción. Quizás sea porque el proceso de fabricación de estos radiadores es el más sencillo y económico, y porque permite realizar gran variedad de diseños, formas y modelos que pueden mejorar la estética del hogar.

Ventajas de los radiadores de aluminio

  • El aluminio es un material con buena resistencia a la corrosión.
  • Gracias a la facilidad en el proceso de fabricación de este material, existe una enorme variedad de modelos y diseños que se salen fuera de lo común.
  • El aluminio es un material que se calienta muy rápido.
  • Al ser radiadores que disponen de mayor superficie de contacto, tienen una relación de potencia por elemento mucho mayor que otros materiales.

Desventajas de los radiadores de aluminio

  • El aluminio es un material que pierde su temperatura muy rápido.
  • En este tipo de radiadores la temperatura de emisión varia mucho; pueden estar a 45ºC y en 10 minutos estar a 20ºC porque el termostato haya saltado.
  • El sistema de conexiones es complicado, se utilizan adaptadores, juntas, gomas, tóricas,… siendo estos el mayor causante de pérdidas de agua a medio plazo.
  • Durante el proceso de instalación, los tapones, reducciones y otros adaptadores suelen dañar parte de la pintura del radiador; y cuando la junta se desgaste, suelen favorecer la corrosión.
  • La mezcla de materiales, por regla general, aluminio y acero, a medio plazo provocan problemas de corrosión galvánica difícil de evitar.
  • Es un material imposible de reparar en caso de rotura y difícil de pintar.

 

En la actualidad en la que el diseño y la decoración son elementos muy importantes en un hogar; han aparecido los llamados radiadores de tubo de acero (aunque aún no hay mucha información sobre ellos). Generalmente, están fabricados en acero inoxidable y su principal objetivo es decorar.

Si se decide incluir radiadores de acero inoxidable en una instalación de calefacción hay que tener muy en cuenta la potencia calorífica del radiador escogido.

radiador de tubo de acero inoxidable radiador decorativo

Tipos de radiadores de tubo de acero inoxidable

Beneficios e inconvenientes de los tipos de radiadores mas comunes
Nos valoras?