La instalación de un equipo de aire acondicionado, al igual que muchos otros elementos puede causarle problemas con sus vecinos, y los consiguientes quebraderos de cabeza. Si usted no respeta los estatutos de su comunidad vecinal y además no consigue el permiso necesario por parte de éstos para dar uno u otro paso, puede acabar obteniendo demandas, multas y discusiones; además, si es causante de molestias a alguien posiblemente tenga que pagarle alguna que otra indemnización.

aire acondicionado en zonas comunitarias

Si bien es cierto que en cualquier comunidad puede aparecer algún vecino con ganas de buscar problemas o hacerle la vida imposible al resto, no lo es menos que estos aparatos pueden resultar realmente molestos para algunas personas, y esto se ha de respetar. Ya sea por elementos estéticos, estructurales o arquitectónicos, o por inconvenientes sonoros u olfativos, los elementos comunes de un vecindario se pueden ver afectados realmente por la instalación de un climatizador. Y como es comprensible debe haber el máximo respeto posible entre individuos, por lo que lo lógico sería llegar a una solución común que sea justa y equitativa.

Lo mejor para todos suele ser el acuerdo entre vecinos de escoger un lugar común para la instalación de estos aparatos, de modo que cualquiera que desee hacerlo tenga un lugar donde colocarlo y no moleste al resto. Normalmente se buscan espacios interiores, como en patios de luces o en balcones, tendederos o similares que asoman hacia dentro del edificio, lo que ahorraría en daños estéticos y respetaría las posibles normas que el ayuntamiento de cada municipio imponga al respecto.

Normativas para la instalación de aire acondicionado

Las normativas estatales o comunitarias para este tipo de asuntos (que las hay), normalmente vienen simplemente a otorgar la responsabilidad a ayuntamientos y comunidades vecinales. Es decir, la ley de la Propiedad Horizontal que está establecida a nivel estatal, deja entrever que estos menesteres afectan a cada comunidad de vecinos en particular y a cada localidad en general, por lo que es en esos lugares donde se ha de llegar a acuerdos y tomar las medidas necesarias para encontrar un punto común. Realmente lo que establecen las leyes generales son simplemente las herramientas para llevarlo a cabo, y las consideraciones necesarias que se habrían de tomar por vías judiciales si se llega a problemas mayores.

Requisitos para la instalación del aire acondicionado

Lo que se desprende de estas leyes es, como decimos, la necesidad de establecer contactos y acuerdos con el vecindario de cada cual, y esto siempre quedará subyugado a las ordenanzas municipales. Esto quiere decir que a la hora de instalar un equipo de aire acondicionado siempre deberá estar informado de las normativas dispuestas por su consistorio a estos efectos, y acto seguido deberá ponerse en marcha con sus vecinos. Por ejemplo, si el ayuntamiento de su ciudad no permite la instalación de unidades externas en las fachadas principales de los inmuebles, ni siquiera tiene que molestarse para llegar a un acuerdo con nadie; directamente no podrá hacerlo.

En el caso de que sea posible esto y que las ordenanzas municipales correspondientes ofrezcan una relativa libertad en cuanto a estos asuntos, sí entrará en escena la comunidad de vecinos, a veces tan agradables, a veces tan… A veces no tanto. Lo que la ley de la Propiedad Horizontal establece al respecto son varias pautas genéricas para la mayoría de los casos, que sin ponernos demasiado técnicos son las siguientes:

  • Si existe posibilidad de instalar el aparato de aire acondicionado en un lugar particular, éste será aprovechado.
  • Si la zona es comunitaria lo aconsejable sería que hubiera acuerdos previos para la posible colocación presente y futura de aparatos en un lugar común.
  • Si no existen partes del inmueble dedicadas o pensadas para este respecto se deberá llegar a un acuerdo para su instalación, con el consiguiente permiso de la mayoría simple de la comunidad (anteriormente este beneplácito debía ser unánime, pero dadas las circunstancias y teniendo en cuenta que se trata de instalaciones cada vez más habituales, se pasó a una mayoría simple).
  • Si no se llega a ningún punto en común habría que recurrir a las vías judiciales para solucionar la disputa.
  • Si no existe dicho permiso por parte de la vecindad y la instalación se lleva a cabo sin queja alguna al respecto, pasado un tiempo se considerará que ha habido un consentimiento tácito por parte de la comunidad.

El consejo de Quim Service

En cuanto a la instalación de equipos climatizadores nuestro consejo siempre es que usted cumpla todas las leyes y normativas, además de llegar a un consenso con sus vecinos para evitar futuros problemas. Es cierto que a la hora de colocar la unidad exterior de un aire acondicionado siempre hay ubicaciones mejores que otras, y que este hecho puede entrar en conflicto con posibles perjuicios que pueda causar a quienes conviven con usted; por eso siempre se ha de solucionar con un acuerdo o buscar alternativas que no molesten a nadie. No obstante, nosotros podemos asesorarle sobre estos temas siempre que lo desee y apoyarle en la búsqueda de soluciones; cuente con nosotros y juntos conseguiremos una instalación perfecta con la seguridad de que no nos reportará problemas de este tipo.

Guardar

Instalación de aire acondicionado en zonas comunitarias
Nos valoras?